Llamada a las hordas Carnavaleras

Carnavaleros: Como se acerca el tiempo de la carne y una está ya un poco aburrida de que todo nuestro folklore se quiera limitar a la llum de les fogueres y a la faz divina, misericordia (¡ay ayay: misericordia!), he dedicado algunas tardes a investigar en otros sectores del folklore alicantino. Y así, revolviendo en archivos históricos y pliegos de cordel, he encontrado por ejemplo este poemita popular de tiempos remotos titulado “Canción de enero para una sátira”, si bien en otros documentos figura como “Romance de la aparición del Carnero” o incluso “Canción de Remedios la Salidilla”. Tomadlo como llamada para las hordas carnavaleras que están ya calentando motores. [1]

Anoche cuando dormía

vino a verme don Carnal.

Apareció cual espectro

-  su misión era espiritual-

mas lleva la carne en su esencia

y se tornó corporal.

Con el furor de su nombre

y un año de castidad,

me poseyó sin tardanza,

como era de desear.

Nuestros gametos se unieron

en un cigoto mordaz

que en unas pocas semanas

sentiréis eclosionar:

es la carne tan urgente

que rauda se ha de gestar:

la indecencia me embaraza:

pariré por Carnaval.

Y si, tal como supongo,

tras su visita feraz

marchó a fecundar otras siervas

el carnero saturnal,

al llegar la luna nueva

a esta podrida ciudad

habrán de poblar la Tierra

los HIJOS DE DON CARNAL.

Sirva este canto de alerta:

¡Temblad, tiranos, temblad!

(Anonimísimo)

(JPG)